Llave de Abril - Parte II

Imagen de aquí

(Antes de comenzar... lee la primera parte de este relato)


Cuando abrió los ojos, se dio de bruces con el inconfundible malestar que provoca la resaca: en la mesita, una botella vacía y, en su cabeza, un martilleo incesante.
-Todo ha sido una pesadilla- se dijo, y, al girar sobre sí mismo para volverse a dormir, la sonrisa de aquella mujer le robó el sueño. "Llave de Abril" le esperaba sobre su almohada.

Con el corazón cabalgándole en el pecho, se levantó de la cama y encendió un cigarrillo, hacía cinco meses que había vuelto a fumar incontrolablemente. Se acercó a la ventana y observó cómo la lluvia se abría paso entre las nubes; una niña con botas de agua coloreadas en rosa soltaba la mano de su padre para saltar en los charcos.
Veía su cara reflejada en el cristal y le parecía estar viendo a un extraño, un extraño desaliñado y ojeroso que no sabía si estaba vivo o no; se preguntaba si sería un fantasma, si la escritura de su novela inexistente le había quitado la poca vida que tenía.
La ceniza del cigarrillo se desplomó agotada sobre su pecho y la quemazón le hizo volver en sí. Algo estaba pasando y tenía que averiguarlo.

Se sentó en el borde de la cama y tomó el libro entre sus manos; ese montón de hojas encuadernadas le desconcertaba, pero no tanto como la fotografía de su autora, que parecía estar mirándole a él. Tenía que encontrarla, preguntarle qué significaba todo aquello. Empezó a pasar las hojas, desesperado, mientras pensaba en algo, cualquier detalle que le hiciera llegar a ella, cuando, de repente, sus ojos se detuvieron en la página 103, sobre unas líneas subrayadas en rojo:

"...Y allí estaba yo, en el Venezia, con un Dry Martini en la mano y la novela de aquel desconocido en la otra, sin saber cómo había llegado su libro hasta mí y con la mirada fija en la foto de su autor, el mismo hombre que me crucé años atrás en la vieja librería."



6 comentarios:

Wara dijo...
21 de abril de 2010, 18:57  

¡Pero no se paren, por favor...! ¿Cuántos capítulos habíais dicho que tendría esta "llave de abril"... cincuenta y uno, más? ¡Qué bueno!

Besos.

César Sempere dijo...
21 de abril de 2010, 22:59  

Esto se está poniendo muy interesante.

Adelante.

Un saludo,

charlotte dijo...
22 de abril de 2010, 6:17  

muy bueno, me gusta!, vamos por más!!!

moderato_Dos_josef dijo...
23 de abril de 2010, 21:37  

Muy interesante, sigo....

TriniReina dijo...
24 de abril de 2010, 10:09  

Quizás, aquel día, sus almas escritoras se intercambiaron...

Abrazos

Anónimo dijo...
7 de mayo de 2010, 22:53  

Era muy difícil continuar la historia y me parece muy original y bien escrita esta parte! Lástima que la historia no termine aquí, sería un final precioso.
Bita

Publicar un comentario